Arrepentimiento y Perdon: El Arrepentimiento Como Necesidad del Cristiano

 

 

Arrepentimiento y Perdon: El Arrepentimiento Como Necesidad del Cristiano – Bosquejo

Mateo 4: 12-17

Definición de arrepentimiento:

Viene del vocablo griego “METANOIA” que significa: cambio de actitud o de propósito de vida.

El diccionario de la Real Academia Española define el arrepentimiento como: “Pesar de haber hecho algo, enmienda o corrección. Arrepentimiento es el que manifiesta un reo en actos encaminados a disminuir o reparar el daño de un delito o facilitar su castigo”

I. Jesús nos ordena a arrepentirnos: “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado”. Mateo 4: 17

II. Juan el Bautista centró su predicación en el arrepentimiento: “Y él fue por toda la región contigua al Jordán, predicando el bautismo del arrepentimiento para perdón de pecados”.  Lucas 3:3.

III. El apóstol Pedro terminó su primer sermón pidiéndole a los judíos que se arrepintieran de sus pecados: “Al oír esto, se compungieron de corazón y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”.  Hechos 2: 37-38.

IV. En el Antiguo Testamento en muchas ocasiones Dios llama al pueblo de Israel al arrepentimiento: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.  2 Crónicas 7:14

V. Otros ejemplos de arrepentimiento y perdon en la Biblia:

  1. La mujer adúltera: “Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.” Juan 8:10-11.
  2. El paralítico de Betesda: “Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor”. Juan 5:14
  3. Las ciudades de Corazín , Betsaida y Capernáum: “¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza”. Mateo 11:20-23

Aplicación: Tomemos un tiempo a solas con Dios y pidámosle que nos examine para conocer de que cosas no nos hemos arrepentido de todo corazón, pidámosle perdón a Dios y prometámosle no volver  a caer en los mismos pecados. Que el arrepentimiento y perdon no sea cosa de un sólo día sino sea parte de nuestra reflexión diaria.

Deja tu comentario

*


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR