Arrepentimiento y Perdon: El Arrepentimiento Como Necesidad del Cristiano

 

 

Arrepentimiento y Perdon: El Arrepentimiento Como Necesidad del Cristiano – Bosquejo

Mateo 4: 12-17

Definición de arrepentimiento:

Viene del vocablo griego “METANOIA” que significa: cambio de actitud o de propósito de vida.

El diccionario de la Real Academia Española define el arrepentimiento como: “Pesar de haber hecho algo, enmienda o corrección. Arrepentimiento es el que manifiesta un reo en actos encaminados a disminuir o reparar el daño de un delito o facilitar su castigo”

I. Jesús nos ordena a arrepentirnos: “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado”. Mateo 4: 17

II. Juan el Bautista centró su predicación en el arrepentimiento: “Y él fue por toda la región contigua al Jordán, predicando el bautismo del arrepentimiento para perdón de pecados”.  Lucas 3:3.

III. El apóstol Pedro terminó su primer sermón pidiéndole a los judíos que se arrepintieran de sus pecados: “Al oír esto, se compungieron de corazón y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”.  Hechos 2: 37-38.

IV. En el Antiguo Testamento en muchas ocasiones Dios llama al pueblo de Israel al arrepentimiento: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.  2 Crónicas 7:14

V. Otros ejemplos de arrepentimiento y perdon en la Biblia:

  1. La mujer adúltera: “Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.” Juan 8:10-11.
  2. El paralítico de Betesda: “Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor”. Juan 5:14
  3. Las ciudades de Corazín , Betsaida y Capernáum: “¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza”. Mateo 11:20-23

Aplicación: Tomemos un tiempo a solas con Dios y pidámosle que nos examine para conocer de que cosas no nos hemos arrepentido de todo corazón, pidámosle perdón a Dios y prometámosle no volver  a caer en los mismos pecados. Que el arrepentimiento y perdon no sea cosa de un sólo día sino sea parte de nuestra reflexión diaria.

Deja tu comentario

*


*