4 Formas de Honrar a Dios con Nuestros Bienes

Honrar a Dios con nuestros bienes

Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto. (Proverbios 3:9-10 RVR1960).

Honrar: Dar reconocimiento a alguien o a algo, manifestar respeto, buena opinión por alguien que lo merece.

Honrar a Dios con mis bienes significa, en primer lugar: Reconocer que todo es y proviene de Dios. El rey David nos lo enseña de una manera magistral:

Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas Las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, Y tu dominas sobre todo… (1 Crónicas 29: 11-12).

En la práctica yo adoro y le demuestro a Dios mi honra de diferentes maneras, una de ellas es dándole el diezmo, la ofrenda,  las primicias y la limosna. Definamos brevemente estos cuatro conceptos bíblicos establecidos por Dios que incluyen grandes promesas y bendiciones financieras:

El Diezmo

Es dar y devolverle a Dios la décima parte (10%) de todos nuestros ingresos. Malaquías 3: 10-12; Deuteronomio 14: 22-23; Mateo 23: 23

Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos. (Malaquías 3:10-12 RVR1960)

!!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello. (Mateo 23:23 RVR1960)

La Ofrenda

Es la dádiva o servicio a Dios en muestra de gratitud y adoración hacia Él. La ofrenda debe ser voluntaria y de todo corazón, sacada de lo que nos queda después de diezmar, es decir, de lo que es nuestro, porque el diezmo es de Dios. Reflexionemos en el ejemplo de los cristianos de Macedonia, para ellos, ofrendar era un privilegio. (Marcos 12:41-44, 2 Corintios 8 y 9).

Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. (2 Corintios 9:6-7 RVR1960)

Las Primicias

Es el entregarle al Señor, nuestro Dios, el primer fruto recibido de algo, por ejemplo: El primer sueldo de un trabajo o actividad laboral, la primera utilidad de una empresa, el primer fruto de la tierra o del ganado, el primer hijo de una pareja. Recordemos su mención en la promesa de Proverbios 3: 9-10:

Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto. (Proverbios 3:9-10 RVR1960).

La Limosna

Es lo que se da a una persona necesitada, gratuitamente y por caridad. Hablando de la limosna, el Señor Jesús nos enseña:

“Mas cuando tú des limosna no sepa tu izquierda, lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará en público”  (Mateo 6: 3-4 RVR1960)

 

APLICACIÓN: Evalúa tu actitud respecto al honrar a Dios, ¿Consideras el dinero, una forma de honrar a Dios? ¿Qué es lo que más te cuesta entender? Cuéntanoslo en los comentarios. Te invitamos a que si no lo estás haciendo, des a Dios lo que es de Dios  (Mateo 22: 21) y recuerda que al Señor le importa más la actitud de tu corazón que la cantidad:

Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento. (Marcos 12:41-44 RVR1960)

 

Si este artículo te ha sido útil, ¡te invitamos a compartirlo con tus amigos!

 

 

 

Comentarios

  1. Tengo dudas ya que hay quienes dicen que el diezmo era solo en el A.Testamento

    • Karla, en Mateo 23:23, texto mencionado en el articulo, Jesús hace referencia al Diezmo avalandolo y enseñando que es necesario ayudar al necesitado sin dejar de diezmar. Mira como lo expresa la versión Nueva Traducción del Viviente: “¡Qué aflicción les espera, maestros de la ley religiosa y fariseos! ¡Hipócritas! Pues se cuidan de dar el diezmo sobre el más mínimo ingreso de sus jardines de hierbas,[a] pero pasan por alto los aspectos más importantes de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Es cierto que deben diezmar, pero sin descuidar las cosas más importantes”
      Jesús dijo que debiamos diezmar y es evidente que Jesús mismo diezmaba, aunque no hay un texto que lo diga directamente, recuerda que todos los religiosos buscaban cualquier cosa de que acusarle, así que si no hubiera diezmado le habrian caido encima con toda por este aspecto.
      En fin, los que enseñan a otros este error, igual piden dinero de diferentes formas, solo que negandole al pueblo la posibilidad de ser bendecidos por Dios al inducirlos a deshonrarle. Y en cuanto a gente del común que no son falsos maestros, solo son personas con comezón de oir y que se escudan en supuestas revelaciones para no honrar a Dios.
      Así que dale tu diezmo a Dios con confianza, no solo por sus promesas sino porque Él es Dios maravilloso.

Deja tu comentario

*


*