Testimonio Viviana Marín Torres

Quiero compartir con ustedes mi testimonio personal para que os animéis a colocar el vuestro también.

Soy Viviana, tengo 29 años, casada, con una hija preciosa de 15 meses y una familia genial. Además soy médica, graduada en la Universidad Nacional de Colombia, actualmente estoy haciendo una especialización en Medicina Familiar y Comunitaria en Madrid.

He tenido la gran ventaja de conocer a Jesús desde pequeña, mis padres desde jóvenes tomaron la decisión de aceptar el perdón que Dios da a través de Jesús y caminar en sus enseñanzas, así que me crié en un precioso hogar cristiano, con problemas como todos pero en el que respiré el amor de Dios en mi vida y siempre estaré agradecida por ello.

Aunque asistí a grupos cristianos para niños y oraba en las noches,  hasta la edad de 12 años puedo recordar el haber tomado la decisión voluntaria de creer en Jesús como Dios y Salvador, estaba muy intrigada por el tema del “fin del mundo” por haber leído algún libro, por lo que pregunté a la persona que dirigía el grupo de jóvenes cristianos al que asistía como hacía para estar segura de que iba a estar con Dios por siempre y ella me compartió sobre la importancia de tomar una decisión y creer en Jesús y pedir perdón por mis pecados, por lo que lo hice y realmente me dio seguridad saber que en cualquier circunstancia Dios estaría conmigo, porque así lo prometió (Mateo 28:20).

Sin embargo mi mayor compromiso con Dios llegó a la edad de 17 años cuando había terminado mi primer semestre de medicina, la verdad me había ido muy bien, había cumplido todos los sueños que tenía hasta ese momento: graduarme con honores del bachillerato y con buenas relaciones con mis compañeras, profesores, monjas, etc., pasar en la universidad que quería y en la carrera que quería, vivir en una ciudad diferente sin mis padres sin problemas, además me fue muy bien en las notas de ese semestre y había hecho buenas amistades, en fin, había logrado todas las metas propuestas y??? eso no era suficiente, necesitaba algo más grande por lo cual vivir y para que vivir, me acordé de una predicación en la que me habían dicho sobre la importancia de rendirse a Dios y entregarle todas las áreas de mi vida para no hacer lo que yo quería sino vivir para Él, entonces eso hice en la privacidad de mi cuarto, me arrodillé y una por una le fui entregando todos los aspectos de mi vida y reconociendo que no quería vivir a mi manera sino a la de ÉL y vivir según su definición de felicidad.

Desde entonces mi relación con Dios mejoró mucho, lo veo como muy cercano y pensar en Él me llena de paz, de gozo y de esperanza porque se de dónde vengo, quién me creó, se a dónde voy, se para qué y para quién vivo, tengo un propósito eterno para cada cosa que hago y disfruto cuando lo veo en muchos detalles que me pasan a diario, confío en que mi vida y la de mi familia están en sus manos por lo que los problemas no los veo tan grandes y puedo aprender de ellos y además sus promesas en la Biblia me inspiran cada día a seguir adelante, realmente seguir a Cristo ha sido la mejor decisión de mi vida, ¿a qué esperas para seguirlo también?

 

Post a comment

*

Print your tickets

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies