La Administración de Uno Mismo – Gestión Personal I

Gestion Personal

“Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa,
para qué a tiempo les dé su ración? ” (Lucas 12: 42).

Es necesario a ser buen administrador de uno mismo, es decir, ser buen mayordomo de nuestra vida, capacidades, de nuestro corazón, dinero, tiempo, lengua, mente y cuerpo.

NUESTRO CORAZÓN

“Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; porque de él mana la vida” (Proverbios 4: 23). El corazón en la Biblia se puede definir como el centro de la personalidad del ser humano, es la esencia de todas sus cosas y actividades, lo más profundo de su ser que sólo Dios conoce en su totalidad.

“ …Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿Quién lo conocerá?.Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras…” (Jeremias17: 5-10).

Jesús dijo: “Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí, pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres”. (Mateo 15: 7-9).

MAYORDOMÍA DE NUESTRO DINERO

(Mateo 6: 19-34).
Jesús dedicó la mayoría de sus parábolas al tema del dinero. En primer lugar nos advierte que “no hagamos tesoros en la tierra sino en el cielo”. luego nos dice que ”donde está nuestro tesoro allí estará también nuestro corazón”; nos advierte “ninguno puede servir dos señores…a Dios y a las riquezas”, nos ordena “no os afanéis….

MAYORDOMÍA DE NUESTRO TIEMPO

La Biblia nos habla sobre ser buenos administradores de nuestro tiempo el cual no puede ser detenido, estirado ni acumulado. “Mirad, pues, con diligencia como andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo porque los días son malos”. (Efesios 5: 15-16).

MAYORDOMÍA DE NUESTRA LENGUA

(Santiago 3: 1-13).
El apóstol Santiago nos descubre una verdad sorprendente: “Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal”. (Santiago 3:8)

MAYORDOMIA DE NUESTRO CUERPO

La Biblia nos habla, como un mandato “…glorificar, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Corintios 6: 19-20). No se es un buen mayordomo de nuestro cuerpo cuando abusamos en comida bebida, trabajo y en otras necesidades físicas.

MAYORDOMÍA DE NUESTRA MENTE

EL Apóstol Pablo nos enseña en sobre la necesidad de renovar nuestra mente, es decir, de nuestra manera de pensar. “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”. (Romanos 12: 1-2).

Una manera de ser mayordomo de nuestra mente es llevando todo pensamiento a la obediencia a Cristo. (2 Corintios 10: 5)

Publicar un comentario

*

Book your tickets

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies