El Carácter Cristiano Como Fruto del Espíritu Santo

Carácter Cristiano como fruto del Espíritu Santo

“En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio”. Gálatas 5: 22-23 NVI

DEFINICIONES

  • TEMPERAMENTO: Es la combinación de características con las que nacemos, se habla de temperamento sanguíneo (Influenciador), colérico (Hacedor), melancólico (Pensador) y flemático (Sociable) con sus variantes.
  • CARÁCTER: Denota el verdadero “yo”, la Biblia se refiere a esto como el hombre escondido del corazón”. Es el resultado de nuestro temperamento natural modificado por la instrucción, educación, cultura, actitudes básicas, creencias, principios y motivaciones recibidas en la infancia
  • PERSONALIDAD: Es la expresión externa de la persona, que puede ser o no lo mismo que el carácter, dependiendo de lo genuino que seamos. Con frecuencia, la personalidad es una agradable fachada que esconde un carácter desagradable o débil.

EL CARÁCTER CRISTIANO = FRUTO (VIRTUDES) DEL ESPÍRITU SANTO QUE DEBEMOS MANIFESTAR

  • AMOR: ¿Expreso amor a Dios, al prójimo y a mí mismo de manera incondicional?
  • ALEGRÍA: ¿Mis expresiones alegres son esporádicas o tengo una actitud de gozo y buen ánimo a pesar de las circunstancias negativas?
  • PAZ: ¿Me apropio de la que da Dios o me guío por la que me da el mundo?
  • PACIENCIA: ¿Soy paciente con los demás y conmigo mismo como lo es Dios con toda la humanidad?
  • AMABILIDAD: (Benignidad): Viene de una raíz que significa ser útil y servicial especialmente con personas necesitadas. ¿Soy amable en mi trabajo?
  • BONDAD: Comporta la idea de nobleza de carácter y es como una combinación de justicia y amor. ¿Soy una persona buena?
  • FIDELIDAD (Fe): ¿Soy una persona digna de crédito y de fiar? ¿Soy fiel a Dios?
  • HUMILDAD (Mansedumbre): No tiene nada que ver con la debilidad, ni con la cobardía Se manifiesta especialmente en la disposición a ceder de los propios derechos por amor a los demás, en provecho de otros. (Romanos capítulo 14, 1 Corintios 9: 18)
  • DOMINIO PROPIO (Templanza): ¿Vivo por principios o me muevo por emociones? ¿Tengo domino propio sobre mi área afectiva, sexual, financiera, social y en general sobre todas las áreas de mi vida? Romanos 12: 1-2.

Al final de esta lista, el apóstol Pablo hace la siguiente afirmación “contra tales cosas no hay ley”. Como si dijese: Quien tiene este fruto del Espíritu , tiene la verdadera libertad, no necesita ninguna ley , puesto que la función de la ley es restringir, mientras que este fruto sigue incontenible por la misma acción del Espíritu y se desborda desde el AMOR, al cumplir de sobra y rebasar todas las obligaciones que la ley pueda imponer.

APLICACIÓN

Examinémonos ante estas virtudes tomando como modelo de carácter perfecto el de Jesús y sigamos su ejemplo.

Comment(1)

  1. HENRY ARANGO says

    Muy bueno el comentario, me gustaría que se comentara en profundidad, aun más sobre el tema. Dios los Bendiga.

Post a comment

*

Print your tickets

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies