El gozo de testificar de un salvador y una salvación tan grande

El Gozo de un Salvador y una Salvacion tan grande

¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: !!Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!

Romanos 10: 15 (RVR1960)

 

Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.  Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución,  ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.  

Hebreos 2: 1-4 (RVR1960)

Al cumplir 40 años de servicio a Dios como pastor cristiano, no encuentro mejor manera de glorificar a Dios y expresarle mi gratitud que hablar del privilegio y gozo que experimenta todo aquel que le sirve con amor, obediencia e integridad.

Se cuenta la historia de un cristiano, nacido de nuevo, que en cierto día acudió donde su pastor y consejero para expresarle lo triste y aburrida en que se había convertido su vida. Estaban en un parque y el pastor le dijo: “Dirígete hacia aquel hombre sentado enfrente de nosotros y háblale de Jesús como su salvador y cuando regreses te aconsejaré sobre cómo puedes salir de tu tristeza”, después de unos minutos este joven regresó saltando y contento y le dijo a su pastor: “ya no necesito que me aconsejes, ya entiendo por qué tu vida se caracteriza por la paz y alegría a pesar de las dificultades que enfrentas y ahora tendré la evangelización y el discipulado como una prioridad”.

¿Al avanzar en la vida cristiana experimentas el mismo gozo de los pastores de Belén cuando oyeron del nacimiento de un Salvador tan grande?, la noticia que les comunicó el ángel fue: “No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que serán para todo el pueblo; que os nacido hoy en la ciudad de David, un Salvador que es Cristo el Señor”. (Lucas 2: 10-11).

El apóstol Pablo en Romanos 10:15, reafirma lo escrito por el profeta Isaías al hablar del Redentor que vendría en el futuro y de la alegría y bendición que produce comunicar las “Buenas Noticias” sobre la salvación de la humanidad (Isaías 52: 7). Luego en este mismo pasaje el profeta habla del costo para Dios Padre de nuestra salvación: “Jehová desnudó su santo brazo ante los ojos de todas las naciones, y todas los confines de la tierra verán la salvación del Dios nuestro” (Isaías 52: 10).

En Hebreos 2:1-4, se nos amonesta a no descuidar una salvación tan grande, lo que implica no convertir nuestra vida espiritual en una rutina religiosa o meramente cultural que no desafía a nadie a querer tener una relación personal con Jesús.

APLICACIÓN: Os aconsejo que reflexionemos, en oración, sobre lo que le costó a Dios Padre enviar a su hijo Jesús para salvarnos; lo que le costó a Jesús morir en la cruz para redimirnos; recordemos también una de sus expresiones clavado en la cruz en el monte calvario: “… Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has desamparado?” (Marcos 15:34).

Post a comment

*

Print your tickets

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies