Dios es el Ingeniero Experto en Construir Puentes para Amar

El nos dice: “Cada uno debe amar a su semejante como se ama a sí mismo.” (1) Entendiendo que nuestro semejante incluye también a quienes nos son molestos, no soportamos o decimos tener “feeling cero”. La pregunta entonces sería: ¿cómo quiere Dios que accionemos ese amar a nuestro semejantes como así mismos? la respuesta está en la regla de oro de todas las relaciones dada por Jesús 2000 años atrás y que aún sigue vigente: “Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a ti.” (2)

Suena difícil amar de este modo desde nuestra delimitada humanidad, amar de esta forma sin poner por delante el “¿y yo qué?”, el enojo, el resentimiento, las prevenciones, los prejuicios e incluso el “ojo por ojo y diente por diente” en lo cual hemos sido enseñados y continuamos educando a otros. Condiciones que equivocadamente solemos justificar dentro del marco de amor propio. Sin embargo, ese tipo de amor propio está deformado por el egoísmo y la actitud de un corazón que está a la defensiva y en disposición de ataque. EL VERDADERO AMOR PROPIO ME PERMITE AMAR AL OTRO CON LIBERTAD Y SIN NEGATIVIDAD DE POR MEDIO. Dios no quiere que perdamos nuestra dignidad. NO. El nos invita a ser INTELIGENTES DESDE LO EMOCIONAL. Él busca que no nos ahoguemos en el veneno de los sentimientos y emociones negativas hacia nuestros semejantes. Puesto que el resultado final del mismo es toxico para cualquier tipo de relación, para nuestro ser interior, nuestra salud mental y física.

Por último, es necesario comprender que si nuestro amor propio está en niveles escasos amaremos de igual forma a nuestro semejante. El amar al otro como así mismo, implica la responsabilidad personal de llenar y limpiar de toda basura cada vez que sea necesario nuestro limitado tanque de combustible emocional, primeramente en la fuente inagotable del amor de Dios a través de la oración y Su Palabra. A partir de allí podemos construir ese puente de amor hacia el otro con materiales sólidos. Por ello, Dios nos insta primero a cumplir con el mandato más importante, que dice así: “Ama a tu Dios con todo lo que piensas y con todo lo que eres.” (3) Cuando amamos a Dios, aceptamos y recibimos Su amor sin ningún razonamiento que lo impida, podremos cumplir con menos dificultad su segundo mandato en importancia: “amar a tu prójimo como así mismo” y la regla de oro para hacerlo: “Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a ti.” Recuerda, que si tenemos toda la sabiduría, conocimiento, fe, riquezas y demás, pero no tenemos amor, es como no tener nada, somos como metal que rechina y estorba. EL AMOR DEBE SER NUESTRA SEÑAL DE IDENTIDAD Y EL ARBITRO DE NUESTRAS ACCIONES Y ACTITUDES EN LA VIDA.

Espero que esta corta meditación haya sido nutriente e hidrante a su corazón. Le invito a compartir. Un saludo. ¡Dios te bendice!

PALABRAS DE ALIENTO
-M.S.D-

(1) Mateo 22:39 (2) Mateo 7:12 (3) Mateo 22:37

Post a comment

*

Print your tickets

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies