Uno Para Todos y Todos Para Uno – La Preeminencia de Dios

La Preeminencia de Dios: Uno Para Todos y Todos Para Uno

Estudio Bíblico Práctico Sobre La Preeminencia de Dios 

El objetivo de estudiar este tema es entender qué es la preeminencia de Dios, por qué debes darle a Cristo el primer lugar y consejos prácticos sobre cómo hacerlo en todas las áreas de tu vida.

¿Qué es Preeminencia?

Preeminencia es un término que tiene su origen en el vocablo latino praeeminentĭa. En concreto, esta palabra se encuentra conformada por dos partes claramente diferenciadas como son las siguientes:

El prefijo “prae-”, que significa “delante de” o “antes”.

El verbo “eminere”, que puede traducirse como “sobresalir”.

  • El concepto permite nombrar al beneficio, la gracia, el favor o la dispensa que una persona o una cosa disfruta en comparación a otra por alguna razón particular.
  • La palabra Griega traducida “preeminencia” significa “ser primero”, “primero en rango o influencia” (traducción de Vine’s Expository Dictionary of New Testament Words, Thomas Nelson Publishers, reimpresión de 1985, p. 482; Strong’s Concordance #4409). Podríamos traducirlo como, “tener el primer lugar” o ser “número uno”.
¿Qué es Honrar?

Honrar es respetar a alguien. Enaltecer o premiar el mérito de alguién. Dar honor o celebridad. (DLE) (El honor se origina en nuestros corazones y se refiere al valor que personalmente le damos a algo o a alguien.)

La Preeminencia de Dios

 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. Colosenses 1: 17 – 20 (RVR1960)

En Col 1:17-18, nos habla de la preeminencia de Dios, al ser primero en todo, desde la creación siempre ha sido el primero, primogénito, cabeza. Todo ha sido creado por él y para él. 

Jesucristo, fue antes de todas las cosas, por él todo subsiste. Él siempre ha tenido lo mejor, siempre ha sido el número 1, y es lo mínimo que se merece de nosotros. Darle el primer lugar en todo. Eso implica honrarle es decir darle honor, darle lo mejor de cada uno de nosotros en cada área de nuestras vidas, por ejemplo con tu vida, con tu obediencia, con tus bienes, con las capacidades, con el tiempo etc.

Dios Padre desea que Cristo sea lo primero, lo más preeminente (lo primero de manera enfática), incluso la Cabeza sobre todas las cosas. Nosotros como Su pueblo necesitamos tomar la delantera / iniciativa en tomar a Cristo como nuestra Cabeza, dándole a Él la preeminencia, y entronizándolo en nuestra vida. Cristo tiene que tener el primer lugar en todas las cosas, pero hemos de procurar y hacer esto real primero en nosotros.

¿Cómo le doy la preeminencia a Cristo?

  1. Mi Vida:
    1. Mi Comunión con Dios:  

      Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:33 (RVR1960).

      1. Disciplinas espirituales: Oración, devocional, ayuno, vigilia, Alabanza y adoración. Mr 1:35, Isaías 58 “ayuno”.
      2. Cinco vías de alimentación: leer, escuchar, estudiar, meditar y memorizar.
      3. Más de Dios menos de mí. (Gálatas 2:20: “Ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí”), negándome a las cosas que no le gustan a Dios, aún las que no son malas pero me distraen o alejan de relacionarme con Dios (tv, celular, etc).
    2. Mi Obediencia: 

      Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. Juan 14:23 (RVR1960).

      Cuando te relacionas con Dios, desarrollas amor y fe y esto te hace obedecer fácilmente.

      Dios nos ha dado mandamientos que debemos obedecer en el temor a Dios, si quieres darle el primer lugar, empieza con cumplir con amar a Dios, amar a tu prójimo, si practicamos el amor lo demás se da por añadidura.

      Ejemplo: si amas al prójimo, no mientes, no engañas, no difamas, le das lo mejor. Así estas dándoselo a Dios también .

      Si amas al prójimo quieres darle el mejor regalo que es compartirle de Cristo.

      Si amas a Dios, querrás darle la mejor oración, la mejor alabanza, la mejor disposición, intentarás no fallarle porque sabes que eso lo entristece, te darías cuenta de lo que le gusta y lo que no.

    3. Mi Personalidad:

      Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén. 2 Pedro 3:18 (RVR1960).

      Pregúntate: ¿Mi carácter está creciendo?

      1. Limpia tu corazón de las cosas que impiden que seas libre con Cristo: Ídolos, ataduras, heridas del pasado, miedos, fobias, ansiedad, etc.
      2. Temperamento: dejando que el Espíritu Santo perfeccione su poder en tus debilidades. Ejemplos: Colérico: ¨Airaos pero no pequéis¨(Efesios 4:26), controlando tus palabras. Flemático: presentar defensa de la fe, No ser permisivo con lo que otros hacen que sabes que están mal. Debes confrontar en amor. Sanguíneo: Dios te motiva a terminar lo que comienzas. Melancólico: deja el control de tus emociones a Dios.

        Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 2 Corintios 12:9 (RVR1960).

      3. Lenguaje del Amor: ¿Quién está llenando tu tanque de amor?, ¿con qué lo llenas?, ¿das a otros?Ejemplo: Primero deja que Dios te llene de su amor en la intimidad, no lo busques en otros, luego dar amor a otros en su lenguaje es como un bumerán, regresará a ti. Si buscas dar algo esperando que el otro te acepte o le agrades más o te preste atención, no está bien. Dios te da amor desinteresadamente. Por eso muchos terminan cansados o frustrados porque los demás no responden como ellos quisieran. Pero si tu tanque está lleno del amor de Dios, siempre estarás equipado para aceptar lo que venga.

        Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Mateo 22:37-39 (RVR1960).

      4. Mis Pensamientos: Romanos 12:1-2. Debes renovar tu mente. Todos los días nos saturamos de información buena y mala, debemos renovarla, porque los pensamientos equivocados nos conducen a acciones equivocadas.
    4. Mis Dones y Habilidades:

      ¿Cuál es tu ministerio?, ¿qué dones tienes?, ¿cómo los usas? 1 Corintios 12 y 14. ¿Cuánto tiempo dedicas a desarrollarlos?

      1. Dones espirituales: ¿Cuáles tienes?
      2. Capacidades, habilidades y talentos.
      3. Inteligencias múltiples: Hay aproximadamente 13. Dios las desarrolla de múltiples formas si lo dejas: con tus estudios, en tus experiencias, en el servicio, con tu entorno, pero sobretodo en la intimidad con Él.
    5. Mi Familia:

      ¿Pones a Cristo primero antes que la cultura y creencias familiares?, ¿das más prioridad a tu familia que a honrar a Dios?, ¿dependo más de mi familia que de Dios? Debemos ser de testimonio. A veces no somos de testimonio en nuestras casa y por eso ellos no se vuelven a Cristo, debemos evaluar qué cosas estoy haciendo mal con ellos, aplicar estrategias para volverlos hacia Cristo y no ser permisivo con cosas que no son aceptables.

    6. Mis Planes y Proyectos:

      ¿Consultas a Dios o después que planeas lo haces?. ¿Se alinean con el propósito de Dios para tu vida?

    7. Mi Entorno:
      1. Circunstancias: ¿Qué haces cuando se viene la tormenta sobre ti? Romanos 8:28, si todo nos ayuda a bien, yo debo mantener mi fe en Dios porque él me dará la salida, no buscar alternativas diferentes sin antes esperar su dirección. Debo entender que Dios responde SI y NO y debo agradecer en todo tiempo.

        No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:11-13 (RVR1960). 

      2. Tiempo: ¿Cuánto tiempo dedico diariamente a Dios?, ¿es suficiente?, ¿con calidad?, ¿con pasión?
      3. Lugar: ¿Tienes un lugar especial para Cristo? en cualquier lugar donde te desenvuelves honras a Cristo. Marcos 1:35.
      4. Bienes: ¿Has dedicado tus bienes a honrar a Cristo?, ¿cómo?, ¿para qué se usan?:  2 Corintios 9:12-14. Suple las necesidades de los hermanos, anima a los santos de la iglesia, produce acción de gracias a Dios, glorificar a Dios, hay superabundancia a favor de los que dan.
        1. Primicia: Son los primeros frutos de nuestro trabajo que se dedica a Dios. Éxodo 23:19.
        2. Limosna: Es lo que se da a una persona necesitada, gratuitamente y por caridad. Hablando de la limosna, el Señor Jesús nos enseña:

          Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Mateo 6:3-4 (RVR1960).

        3. Ofrenda: Es voluntario no tiene carácter obligatorio, tampoco es una cantidad fija, sino más bien depende de la persona: Mateo 6:1-4. La ofrenda es muestra de amor a Dios, pues debemos hacerlo como una expresión de adoración a Él.
        4. Diezmo: El diezmo es una ordenanza de Dios Malaquías 3:10.
      5. Mis amigos y personas alrededor: ¿Te influencian de alguna manera? , ¿te gusta estar con ellos más que con Cristo?, ¿les hablas de Cristo? Evangelizar: preparados para presentar defensa de nuestra fe (1 Pedro 3:15)Cómo en Gálatas 2:11-12 debemos seguir el ejemplo de Pablo que resistió a Pedro en la cara porque se dejo llevar por las personas de su contexto, y Pablo hizo claridad de lo importante que es mostrar la verdad de Cristo. Ejemplo: Muchos de nosotros por no confrontar o porque son mis amigos no resistimos aun a cristianos, sino que les seguimos sus ideas.
      6. Mi trabajo: ¿Impide mi relacionar con Cristo?, ¿cómo le estoy honrando?
      7. Mi estudio: ¿Es más importante que Cristo?, ¿doy testimonio de Dios en mi vida?
    8. La Iglesia:

      ¿Honras a Dios en la iglesia o se ha vuelto rutina?. ¿Cuál es tu actitud frente a la congregación?. Lucas 22:26-27 mayor es el que sirve. 

      A veces estamos sirviendo en la iglesia porque sé que es bueno pero no con pasión, con el fuego, entendiendo el propósito de Dios con mi vida al cumplir con ese servicio. Lo hacemos porque nadie más lo hará. Y nos conformamos con hacerlo bien. Pero Dios quiere que caminemos una milla más, que impulsemos ese servicio a la excelencia. Que te proyectes en un futuro, cómo hacerlo mejor.

      O tal vez no estés sirviendo en la iglesia pero en tu comunidad, trabajo o escuela. Eso que estás haciendo cómo lo has proyectado a 1 ó 5 ó 10 años, ¿Te piensas quedar toda la vida ahí, Dios no te ha mostrado nada más?

  2. Evaluación:
    1. ¿Tu entrega hoy no es cómo antes?
    2.  ¿Tal vez tu tiempo no es suficiente?
    3.  ¿Antes veías más a Dios ahora más la bendición?
    4.  ¿Cuando fue la última vez que escuchaste a Dios o No escuchas su voz?
    5.  ¿No entiendes porqué ya no sientes lo mismo de antes?
    6.  ¿Se te ha vuelto carga el servicio a Dios?
    7.  ¿Sientes que tienes una rutina con Dios?
    8.  ¿Cuándo fue la última vez que evangelizaste?
    9.  ¿Cuántos discípulos tienes?
    10.  ¿Te sientes cansado de lo mismo?
    11.  ¿Has pensado en abandonar la iglesia o cambiar?
      • Nota: No esperemos a enfriarnos y que llegue el día que el Señor tenga que decir como en 

        Mateo 15:7-9: “Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres”. Isaías 29:13: Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado”.

        Si has llegado a un punto donde sientes que has perdido tu primer amor, que no avanzas, o que quieres tirar la toalla porque estas agobiad@ (Apocalipsis 2:4 “Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor”), empieza a entregar partes de tu vida poco a poco y cede el primer lugar a CRISTO. Si sientes que así como estas estás bien, pregúntate si ya alcanzaste el propósito de Dios con tu vida y pídele al Espíritu Santo que te guíe y dirija.

  3. Compromiso:
    1. Mejorar mi relación con Dios.
    2. Servir en la iglesia.
    3. Desarrollar mis dones y talentos.
    4. Evangelizar.
    5. Cambiar en mi familia.
    6. Cambiar en mi entorno.

¿Cristo lo Dio Todo Por Ti, lo Das Todo Por Él?

Post a comment

*

Print your tickets

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies